Video Reduccion Mamaria

El pecho femenino tiene en el ser humano dos funciones definidas. La primera es la de ser un rasgo de carácter sexual distintivo de las mujeres. La segunda función y al tratarse de un tejido glandular es la de producir el alimento necesario para la lactancia de los niños.

Hace 30.000 años en el neolítico superior, la perpetuación de la especie era fundamental y el modelo de belleza femenina era el que nos ha llegado a través de la Venus de Villendorf, un símbolo de la fertilidad de hace 25.000 años, que muestra una figura femenina de formas voluptuosas y exagerados pechos encaminados a la función de la crianza de los hijos.

En la actualidad esa necesidad primaria de alimentación de los hijos ha perdido importancia y el pecho grande es considerado muchas veces como innecesario y molesto. Además muchas pacientes con gigantomastia o pecho grande, aquejan de dolores cervicales y dorsales, aparte de los problemas dermatológicos derivados del roce continuo de la piel y del sudor.

La reducción mamaria es una técnica encaminada a disminuir el volumen total de la mama, así como para reubicar la correcta posición del complejo areola, el cual debido al exceso de peso y a la laxitud de la piel ha descendido más allá del nivel del surco submamario. En la mama de una mujer adulta aproximadamente el 50 % del volumen total es glándula, mientras que el resto es grasa. Esto explica porque el pecho aumenta durante el embarazo y disminuye tras la lactancia (tejido glandular) o cuando la paciente adelgaza (tejido graso).