harold gillies cirugia plastica

El nacimiento de la Cirugía Plástica (1914-1918)

Harold Gillies, nacido en Nueva Zelanda en 1882, fue un médico considerado hoy en día como uno de los padres de la cirugía plástica moderna.

Hace un siglo, durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918) de la cual ahora se acaban de cumplir exactamente 100 años de su finalización, eran los soldados heridos los que mas cirugía plástica necesitaban. La Primera Guerra Mundial vio un aumento enorme en el número de lesiones faciales drásticas. El cirujano Harold Gillies desarrolló un nuevo método de cirugía reconstructiva facial en 1917. Su trabajo marcó el comienzo de la cirugía plástica como lo conocemos hoy. Hasta la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la mayoría de las lesiones de batalla fueron causadas por fuego de armas pequeñas o cortes de espada. Las lesiones faciales a menudo eran de poca preocupación para los sobrevivientes que se consideraron lo suficientemente afortunados como para haber escapado con sus vidas.

Las armas utilizadas durante la Primera Guerra Mundial, como artillería pesada, ametralladoras y gas venenoso, crearon lesiones de una gravedad y una escala nunca antes vistas. Las circunstancias de la guerra de trincheras, con hombres mirando por encima de los parapetos, causaron un aumento dramático en el número de lesiones faciales sufridas por los soldados.

Las granadas llenas de metralla fueron las culpables de muchas de estas heridas faciales y de la cabeza, ya que fueron diseñadas específicamente para causar el máximo daño. La metralla caliente podría desgarrar la carne y crear heridas horribles e irregulares o incluso arrancar caras por completo.

Las lesiones faciales no fueron tratadas fácilmente en la línea del frente. Los cirujanos a veces suturaban una herida irregular sin tener en cuenta la cantidad de carne que se había perdido.

Cuando las cicatrices se curaban, la piel se tensaba, tirando de la cara en una mueca horrible.

Las lesiones de la mandíbula podrían dejar a los hombres incapaces de comer o beber. Algunos hombres tuvieron que ser alimnetados sentados para evitar que se asfixiaran cuando se acostaban. Otros fueron cegados o dejados con un agujero enorme donde solía estar su nariz.

El pionero

Harold Gillies era un cirujano de Nueva Zelanda que había estudiado medicina y cirugía en Inglaterra. Destinado en Francia en 1915, fue testigo del aumento de horribles heridas faciales causadas por este nuevo estilo de guerra.

A su regreso a Inglaterra, Gillies creó un departamento especial para heridas faciales en el Hospital Militar de Cambridge en Aldershot. Incluso envió sus propios volantes de traslado de víctimas a los hospitales de campaña en Francia para asegurarse de que los hombres con tales lesiones fueran enviados directamente a él.

Para 1916, Gillies había convencido a sus jefes médicos de que se necesitaba un hospital dedicado a las lesiones faciales para satisfacer la demanda.

Gillies creó el Queen’s Hospital en Frognal House en Sidcup en 1917. Fue el primer hospital del mundo dedicado al tratamiento de lesiones faciales.

El objetivo del Queen’s Hospital era reconstruir los rostros de los hombres heridos de la manera más completa posible, para que pudieran llevar una vida normal. Muchos pacientes vivían con miedo de lo que dirían sus seres queridos cuando vieran cuán desfigurados estaban.

Gillies sabía que el tejido sano tenía que ser devuelto a su posición normal. Después de esto, cualquier espacio podría llenarse con tejido de otra parte del cuerpo. Los cirujanos ya tenían cierto grado de experiencia con injertos de piel. Y después de que el trabajo se había completado en la estructura ósea de la cara de un hombre, estaban listos para reconstruir los tejidos blandos.

El tratamiento

Una de las técnicas de injerto de piel más exitosas fue liberar y levantar un gran fragmento de piel cerca de la herida. Aún conectado al sitio donante, el extremo libre del colgajo de piel giraba y se suturaba sobre el sitio de la lesión, sin cortar completamente la conexión sanguinea.

Mantener esta conexión aseguró que la sangre llegara a la piel, lo que aumentaría las posibilidades de que el cuerpo aceptara el injerto.

En las heridas faciales la técnica de Gillies era quitar una tira de piel de la frente y, después de levantarla, girarla hacia abajo sobre el sitio de la nariz y al mismo tiempo, extraer algo de cartílago de una de las costillas para formar el puente de la nueva nariz.

Legado

Miles de hombres sufrieron discapacidades a largo plazo como resultado de la Primera Guerra Mundial. Las mejoras en la cirugía plástica y las técnicas de reconstrucción facial trajeron cierto alivio. Pero muchos recuperaron sus antiguas vidas con poco apoyo financiero o social del estado.

Gillies reconoció que los hombres desfigurados que trataba estaban en desventaja en el mercado laboral. Así que introdujo programas de enseñanza para dar a los hombres estudios y nuevas habilidades.

Sus pacientes respondieron a sus heridas de diferentes maneras. Muchos se fueron a casa, agradecidos y felices con el trabajo realizado para ellos. Pero algunos hombres nunca abandonaron el Hospital de la Reina, no querían presentarse a un mundo indiscreto y a veces, hostil.

Una enfermera en el Hospital Queen Mary’s Sidcup declaró en la década de 1950:

“Tuvimos dos vigilantes nocturnos, ambos heridos muy gravemente en la Primera Guerra Mundial. Habían pasado por procedimientos de reconstrucción facial después de la guerra, pero el precio que pagaban por su país había sido increíble.

Estaban tan desfigurados que el único trabajo que podían realizar era el de vigilante nocturno. Nunca nos miraban a la cara, pero nosotras (las enfermeras) empezamos a sentirnos cómodas con ellos, dándoles un sándwich y una taza de té en las noches frías… Stan, al que yo mejor conocí, me dijo una vez que nunca había tenido una familia, que nunca había estado en un baile y que nunca había disfrutado de una novia incluso antes de la guerra.”

Hoy en día, a Gillies se le conoce como el “padre de la cirugía plástica”. Muchas de las técnicas que desarrolló durante la Primera Guerra Mundial todavía se utilizan en cirugías reconstructivas modernas.

El concepto de cirugía estética también surgió como resultado del trabajo de Gillies. Su deseo de restaurar la apariencia normal, así como la funcionalidad, fue revolucionario. Por primera vez, los pacientes podrían elegir la nariz o la mandíbula que sus médicos construirían para ellos.

 

Personal alta cualificación

Un gran equipo de profesionales de la salud a tu servicio.

PROFESIONALES MÉDICOS
Instalaciones última generación

Los medios más avanzados junto con las mejores técnicas a disposición de los pacientes.

CLÍNICA MONTPELLIER

PIDE CITA SIN COMPROMISO

876 26 46 65  –  976 38 34 34