En el laboratorio el coronavirus sobrevive hasta tres horas en el aire

En el laboratorio el coronavirus sobrevive hasta tres horas en el aire.

El estudio de un equipo de virólogos estadounidenses analiza la vida del virus. Expertos: la distancia de seguridad de 1-1.5 metros sigue siendo válida, un rango que generalmente no excede el de un estornudo o una tos. Pero en entornos abarrotados y cerrados, así como para aquellos que viven con una persona que ha dado positivo en el test, incluso cuando se respete esta distancia, sería bueno abrir la ventana. En los ascensores es mejor entrar una sola persona cada vez.

por ELENA DUSI

EXTRAÍDO DE «LA REPUBBLICA» del 22 de marzo de 2020

Pensábamos que el virus solo sobrevivía en el aire durante unos minutos. Los nuevos datos nos invitan a un poco más de precaución. El primer experimento con el coronavirus actual, para comprender cuál es su supervivencia fuera del organismo, ha sido realizado por científicos del laboratorio de virología del National Institute of Allergy and Infectious Diseases: el Instituto Americano de Enfermedades Infecciosas y Alérgicas. Los hallazgos fueron publicados en el New England Journal of Medicine y una revista científica el 17 de marzo. Rociado el coronavirus en forma de aerosol y en condiciones de laboratorio, el COVID-19 sobrevive hasta tres horas en el aire. Entre el momento en que se rocía y su caída al suelo transcurren tres horas, disminuyendo la cantidad de virus en suspensión mucho y reduciéndose a la mitad en una hora. Pero la supervivencia aún está por encima de nuestras expectativas. Hasta ahora, las estimaciones se han basado en la experiencia de otros virus que se transmiten de una persona a otra a través de gotitas emitidas al respirar, hablar, toser o estornudar, que se descomponen en unos pocos segundos.

La distancia de seguridad de 1-1.5 metros sigue siendo válida, un rango que generalmente no excede el de un estornudo o la tos. «Pero en una habitación donde una persona infectada permanece durante mucho tiempo, su aliento continúa concentrando partículas virales en el aire. En entornos abarrotados y cerrados, incluso si se respeta la distancia de un metro, sería bueno abrir la ventana«, explica Carlo Federico Perno, virólogo de la Universidad de Milán.
Carlo Signorelli, profesor de higiene en San Raffaele en Milán, se pregunta si esta nueva observación podría tener implicaciones para los sistemas de ventilación hospitalaria, especialmente a largo plazo. «En entornos donde se concentran muchos pacientes, puede ser necesario esterilizar de alguna manera el aire que pasa a través de los conductos, para evitar la acumulación de virus que pueden representar un riesgo».

No es una certeza, solo una hipótesis, que también se ha avanzado en el caso del crucero Diamond Princess, atracado en febrero para la cuarentena en Yokohama, y ​​donde la epidemia se extendió debido a la gran cantidad de pacientes concentrados en espacios confinados y al menos en teoría, aislados en sus camarotes. «Hacer una suposición como esta es fácil, probarla es mucho más difícil, pero nos planteamos el problema», explica Signorelli.

¿Y fuera de los hospitales? La precaución en los ambientes cerrados e interiores se aplica a las personas que se quedan dentro si un miembro de la familia es positivo. En los ascensores, donde no debe entrar más de uno a la vez. «De lo contrario, sería difícil incluso respetar la distancia de un metro», subraya Signorelli. En entornos abarrotados: «Allí, no al aire libre, puede tener sentido usar una máscara», sugiere Perno. Concluye: «En cuanto a los conductos de aire, por los cuales sabemos que las epidemias de legionella se propagan, normalmente no hay en las casas. Pero podrían instalarse (sistemas de esterilización del aire) en algunos lugares de producción, donde se utilizan sistemas de aire acondicionado centralizados».

Lee el original en: https://bit.ly/2y2Kmi9