Tabaco Cirugía Plástica

Tabaco y Cirugía Plástica

Si es fumador y está pensando someterse a una operación de cirugía plástica, es probable que su cirujano le pida que deje el tabaco durante al menos dos semanas antes de la operación. Un estudio realizado a largo plazo encuentra que muchos pacientes que reciben estas instrucciones dejan de fumar, o al menos fuman menos, en los años posteriores a la cirugía.

La cirugía plástica puede ayudar a los pacientes a dejar el tabaco

Los resultados muestran una asociación entre la cirugía plástica y el abandono del hábito de fumar a largo plazo. Los cirujanos que solicitan a sus pacientes que dejen de fumar preoperatoriamente pueden influir en el habito de fumar a largo plazo de dichos pacientes

Muchos pacientes de cirugía plástica abandonan o reducen el hábito de fumar.

El estudio incluyó 85 pacientes que eran fumadores cuando se programaron para cirugía plástica. Al igual que la mayoría de los cirujanos plásticos, el Dr. Secorun solicita a los pacientes que se abstengan de fumar durante al menos dos semanas antes de los tratamientos electivos. Esas instrucciones se deben a un aumento demostrado de los problemas en la curación de heridas y otros resultados negativos entre los fumadores después de la cirugía plástica.

Cinco años después de la cirugía estética, 47 pacientes respondieron a una encuesta. La mayoría de los pacientes eran mujeres; la edad promedio fue de 40 años. Las intervenciones más comunes fueron abdominoplastia, elevación de senos (mastopexia) y lifting facial. Después de la exclusión de cinco fumadores “sociales”, el estudio incluyó a 42 pacientes que eran fumadores diarios antes de la cirugía plástica.

Tabaco Cirugía Plástica

En la encuesta de seguimiento, alrededor del 40% de los pacientes dijeron que ya no fumaban cigarrillos diariamente. Casi un cuarto no había fumado en absoluto desde su operación.

La mayoría de los pacientes dijeron que habían reducido el consumo de cigarrillos. El 70 % estuvo de acuerdo en que conocer el aumento de los riesgos quirúrgicos con el cirujano plástico influyó en su capacidad para dejar de fumar o al menos reducirlo.

Sin embargo, el 50 % de los pacientes admitieron que no siguieron las instrucciones para de no fumar cigarrillos antes de la cirugía. Casi un 25 % continuó fumando hasta el mismo día de su operación.

La tasa de complicaciones después de la cirugía estética fue mayor en los pacientes que continuaron fumando: 24 % versus 14 %.  Se produjeron complicaciones más serias de curación de heridas en dos pacientes, que no siguieron las instrucciones de dejar de fumar.

Debido a los efectos negativos del hábito de fumar en la curación de heridas, muchos cirujanos plásticos no están dispuestos a realizar intervenciones de cirugía plástica en pacientes que fuman. En comparación con los estudios en otros grupos, los nuevos hallazgos sugieren que los pacientes que se someten a cirugía plástica parecen tener más probabilidades de dejar o reducir el consumo de tabaco a largo plazo. Esto es consistente con investigaciones previas que muestran que los pacientes que buscan cirugía plástica están más motivados para mantener cambios positivos en el estilo de vida.

Los resultados sugieren que los pacientes estaban más motivados para dejar de fumar mediante “mensajes dirigidos” con ejemplos específicos de los efectos negativos del tabaquismo, en lugar de una descripción de los beneficios generales para la salud del abandono del hábito de fumar. Los autores concluyen que el diálogo entre el cirujano plástico y el paciente durante la consulta sirve como un momento único para proporcionar un asesoramiento dirigido a dejar de fumar que puede persistir mucho más allá del tratamiento quirúrgico.


PIDE CITA SIN COMPROMISO

876 26 46 65  –  976 38 34 34