Eliminación de Manchas Faciales

acido-hialuronico

 

El fotorejuvenecimiento con IPL trata daños pigmentados por exposición al sol (manchas solares o producidas por la edad), líneas finas y arrugas de expresión y mejora del tono facial, consiguiendo, así, un resultado más uniforme y una piel más fresca. Con este tratamiento se pueden trabajar también manos, escote, cuello, etc.

La gran ventaja de este sistema es la rápida recuperación, ya que resulta indoloro y cuando el cliente sale de la sesión IPL, puede notar únicamente una sensación de calor y su piel enrojecida transitoriamente.

Por regla general y para conseguir unos resultados optimizados, se realiza una serie de cinco o más tratamientos a intervalos de tres semanas. Se seleccionan unos parámetros específicos de tratamiento con el objetivo de evitar que el paciente se vea obligado a tener un periodo de convalecencia a consecuencia a los tratamientos.

Es importante que, con el fin de evitar complicaciones, el paciente siga de forma precisa las instrucciones post-tratamiento explicadas por el médico.

El área tratada debe ser observada y cuidada periódicamente hasta que esté totalmente curada. Inmediatamente después del tratamiento, podrá aplicarse una pomada antibiótica para prevenir la infección. También se aconseja frío local seco para descongestionar y disminuir el proceso inflamatorio.

Es necesario que utilice protección solar total hasta conseguir la tonalidad normal de la piel. También deberá evitar los focos de calor como la sauna, la piscina, estufas, baños de agua caliente, etc. Con estos cuidados se impide que las costras maceren y se caigan antes de tiempo.

Es una alternativa al paciente que desea mejorar el aspecto de la piel pero que no desea tener ningún periodo de recuperación, ni tampoco las molestias o los riesgos del resurfacing con láser.