aumento de peso en invierno

Aumento de peso en invierno

Es posible que tengamos una razón nueva, además de la generación de vitamina D, para tomar un poco de sol.

Un estudio innovador realizado por investigadores de la Universidad de Alberta ha demostrado que las células de grasa que se encuentran justo debajo de nuestra piel se contraen cuando se exponen a la luz azul emitida por el sol.

“Cuando las longitudes de onda de la luz azul del sol penetran en nuestra piel y alcanzan las células grasas justo debajo, las gotas de lípidos se reducen de tamaño y se liberan de la célula. En otras palabras, nuestras células no almacenan tanta grasa dijo Peter Light, autor principal del estudio, quien es profesor de farmacología y director del Instituto de Diabetes Alberta de Alberta.

“Si volteamos nuestros hallazgos, la insuficiente exposición a la luz del sol que tenemos ocho meses al año viviendo en un clima del norte puede promover el almacenamiento de grasa y contribuir al típico aumento de peso que algunos de nosotros tenemos durante el invierno”, agregó.

Light advierte que el hallazgo es solo una observación inicial y que perseguir la exposición a la luz solar no es una forma segura o recomendada de perder peso.

“Por ejemplo, todavía no sabemos la intensidad y la duración de la luz necesaria para que se active esta vía”.

Sin embargo, agregó que el descubrimiento novedoso abre nuevas vías de exploración científica futura que algún día podría conducir a tratamientos farmacológicos o basados ​​en la luz para el tratamiento de la obesidad y otros problemas de salud relacionados, como la diabetes.

“Tal vez este mecanismo contribuya a establecer la cantidad de células grasas que producimos en la infancia, y que permanecerán en la vida adulta”, especuló.

Obviamente, hay mucha literatura por ahí que sugiere que nuestra generación actual tendrá más sobrepeso que sus padres y tal vez esto alimente el debate sobre lo que es una exposición saludable al sol.

Los investigadores hicieron el descubrimiento mientras investigaban cómo bioingeniería de las células grasas para producir insulina en respuesta a la luz para ayudar a los pacientes con diabetes tipo 1.

“Fue fortuito”, dijo Light, agregando que su nombre es una coincidencia irónica ya que la luz no era su principal campo de investigación. “Notamos la reacción en las células de los tejidos humanos en nuestros experimentos de control negativo, y como no había nada en la literatura, sabíamos que era importante investigar más a fondo”.

Según el hallazgo, las células de grasa que almacenamos cerca de nuestra piel pueden ser un reloj biológico periférico.

Estamos al principio, pero no es descabellado suponer que la luz que regula nuestro ritmo circadiano, recibida a través de nuestros ojos, también puede tener el mismo impacto a través de las células de grasa cerca de nuestra piel.

Explicó que la vía molecular que descubrieron fue identificada por primera vez como activada por el ojo cuando se expone a las longitudes de onda azules a la luz del sol.

Es por eso que se supone que no debes mirar dispositivos digitales antes de ir a la cama porque emiten la misma luz azul que el sol, que nos indica que debemos despertar.

La exposición a la luz solar que dirige nuestros patrones de sueño y vigilia, también puede actuar de forma sensorial, estableciendo la cantidad de grasa que los humanos queman dependiendo de la temporada. Usted gana peso en el invierno y luego se quema en el verano.

Esto podría ser un proceso evolutivo, respaldado por el hecho de que a diferencia de muchos otros mamíferos, nuestra grasa se extiende por todo nuestro cuerpo justo debajo de nuestra piel.

Personal alta cualificación

Un gran equipo de profesionales de la salud a tu servicio.

PROFESIONALES MÉDICOS
Instalaciones última generación

Los medios más avanzados junto con las mejores técnicas.

CLÍNICA MONTPELLIER

PIDE CITA SIN COMPROMISO

876 26 46 65  –  976 38 34 34